Me defino como un apasionado de la fotografía. Disfruto observando el mundo a mi alrededor y mi obsesión es plasmar en imágenes todo lo que me rodea.

La fotografía de bodas para mi es tanto una inversión como un compromiso. Es una confianza entre nosotros. Estoy aquí no solo para narrar vuestra historia, sino también para formar un vínculo que crea una atmósfera de confianza y comodidad. Lo defino como una EXPERIENCIA que el día de mañana recordareis por los momentos vividos. Y lo más importante, me sentiré partícipe de vuestro legado en imágenes, fotografías que con el paso del tiempo serán las guardianas de nuestros recuerdos.